Proyectos

Agua de Madrid

Hacer del agua corriente de Madrid (sí, el "agua del grifo") uno de sus productos típicos

Visualización
 
Agua de Madrid
Agua de Madrid
crédito imagen: http://asimetriasurbanas.files.wordpress.com/2009/06/vaso-agua.jpg

Agua de Madrid

Descripción del Proyecto

Hoy se puede hablar de muchos iconos de la ciudad de Madrid en ámbitos como la arquitectura o la oferta cultural pero ¿qué ocurre con su gastronomía? ¿Por qué siempre se centra en el cocido madrileño, los callos y las rosquillas? ¿Qué ocurre con el agua de Madrid?

 

El agua de Madrid es una bebida (un alimento, en definitiva) que está en un segundo plano pero que, curiosamente, es lo que más se echa de menos una vez se abandona Madrid y lo que más se valora por la gente que esta ciudad acoge.

 

Ante este producto tan genuino como éste la pregunta obligada es ¿por qué no explotar el agua de Madrid? ¿Por qué no hacer de ella un producto típico?

 

 

CONCEPTO

Madrid Memoria es un proyecto que tiene como objetivo traer a la actualidad oficios, elementos y emblemas de la ciudad que, con el paso del tiempo, han quedado relegados, algunos prácticamente perdidos. En dicho contexto se debe tener en cuenta el factor gastronomía ya que juega un papel decisivo en el sector del turismo (uno de los más relevantes en la economía madrileña y española en general).

 

Así pues, Agua de Madrid es una propuesta para traer a un primer plano un producto genuino de la región. Actualmente, el agua corriente (el “agua del grifo” de la que aquí se hablará) ha caído “en el olvido” en tanto en cuanto se le da un uso prácticamente doméstico y apenas se fomenta su consumo. Probablemente el pensamiento que se tiene del agua como algo “normal” (léase como cotidiano, común) ha propiciado dicha situación.

 

Por ello, lo que aquí se propone es darle al agua toda la importancia que tiene haciendo de dicho “algo normal” algo extraordinario: que pase de ser un complemento (“agua del grifo”) a ser protagonista (“Agua de Madrid”). En definitiva, que se convierta en producto típico de la gastronomía madrileña.

 

 

POR QUÉ EL AGUA

Básicamente, el concepto de Agua de Madrid surge como hipótesis al unir dos ideas: la búsqueda de nuevos emblemas gastronómicos de la ciudad, por un lado, y la carencia de bebidas típicas madrileñas en comparación con los platos “sólidos”, por otro.

 

En este punto sería recomendable resaltar que Agua de Madrid es un elemento asociado a esta ciudad pero también a toda la región. El agua nace de manantiales provenientes de distintos puntos de la Comunidad de Madrid, y debido a ello es la que es. Así pues, aunque se relacione este producto concretamente a la ciudad de Madrid (ámbito de trabajo de éste y de todos los workshops), no hay que olvidar que la “aportación” regional es imprescindible en Agua de Madrid.

 

Más allá de que el agua de esta ciudad sea de las cosas que más se echan de menos al abandonar Madrid o que más se aprecien al llegar, se ha elegido el agua porque es un elemento básico. Tan básico que sin agua no hay vida. Además, es un elemento cien por cien natural (y, por tanto, totalmente sostenible) que aporta salud y bienestar. Por ello, esta propuesta tiene como objetivo fomentar el consumo de agua, y si es Agua de Madrid “mejor que mejor”.

 

 

CONTEXTO GENERAL

Agua de Madrid puede posicionarse niveles en cuanto a contexto se refiere. A continuación se explica dichas situaciones, si bien en apartados posteriores se abarcan algunos de estos niveles con más profundidad.

 

En primer lugar, como nivel más obvio, Madrid es una ciudad. Pero no una ciudad cualquiera: es la capital de España, un país cuyo sector terciario está prácticamente centrado en el turismo, una de sus actividades económicas más importantes. Además, uno de los más potentes reclamos turísticos el país es la gastronomía, de ahí que Agua de Madrid se sitúe como tarea a desarrollar en restaurantes como un potencial producto típico.

 

Por otro lado, Agua de Madrid nace en el contexto de Madrid Memoria, workshop que junto con Madrid Concept Store se sitúa en el movimiento Slow. Dicha corriente propone una “vuelta a los orígenes” al estar en búsqueda de elementos como la tranquilidad o la naturalidad, siempre de manera sostenible. Así pues, Agua de Madrid nace como esa vuelta a lo original, a lo genuino: recuerda el oficio de aguador, sustituido hoy por unos sistemas de recogida, tratamiento, distribución y post-tratamiento del agua que conforman lo que aquí se ha llamado la Ruta del Agua y sobre el que se tratará más tarde.

 

 

EL AGUA EN MADRID MEMORIA: EL OFICIO DE AGUADOR

Tal y como ya se ha ido adelantando, Agua de Madrid es un proyecto que nace como resultado del workshop Madrid Memoria cuyo objetivo se basa en recuperar los oficios más veteranos en la ciudad y que, a día de hoy, estén obsoletos o corran el riesgo de perderse. De entre todos ellos aparece la figura del aguador, profesión simbólica del Madrid de antaño.

 

La Real Academia Española de la Lengua define el término aguador como “persona que tiene por oficio llevar o vender agua”. Si bien a día de hoy la tarea de dicha tarea recae, en la Comunidad de Madrid, en el Canal de Isabel II, el aguador fue emblema de la ciudad durante siglos al ser Madrid una urbe repleta de fuentes.

 

Así pues, la profesión y el lugar, el aguador y las fuentes, configuraron costumbres durante siglos haciendo que la vida social girara en torno a dichas fuentes madrileñas como la Cibeles o la de San Isidro. El agua proveniente de la Sierra de Guadarrama llegaba a Madrid capital donde los aguadores la recogían y repartían por la zona. El oficio se “organizó” en función de variables como los distintos productos que se ofrecían (el agua se mezclaba con ingredientes variados como azúcares o especias, entre otros) o las clases de recipientes en los que se portaban las aguas (cántaros, cubas, botijos, etc.)

 

Es importante insistir en que, a diferencia de otros oficios, ésta era una profesión “compartida” al ser despachada tanto por aguadores como aguadoras. Si bien ellas, por fuerza física, no podían cargar con cántaros muy pesados (como los aguadores de cuatro arrobas, que cargaban con altos niveles de peso), sí que se ayudaban de carros o de puestos fijos. Buen ejemplo de esto da la zarzuela Agua, azucarillos y aguardiente de Miguel Ramos Carrión y música de Federico Chueca, estrenada en 1897. En ella, aparecen mujeres aguadoras tanto con cántaro en mano como situadas en un puesto callejero.

 

El oficio estuvo vivo en la ciudad durante varios siglos hasta la aparición del que hoy se ha convertido en el sistema de aguas de Madrid. Patencia de ello otorgan los textos del Libro de Acuerdos del Concejo Madrileño (desde 1493).

 

A día de hoy, bajo un enfoque realista, proponer la vuelta de la figura del aguador no tendría sentido alguno. Si bien es cierto, como ya se ha comentado, que la tarea del antiguo aguador recae hoy en el Canal de Isabel II de Madrid, como veremos a continuación.

 

 

EL AGUA EN MADRID HOY

El Canal de Isabel II es una empresa pública que depende de la Comunidad de Madrid y cuya tarea se centra en abarcar todo el proceso del agua de la región: desde su recogida hasta su “devolución” a ríos y manantiales, pasando por una serie de procesos para su potabilización, distribución y depuración post-uso.

 

Esta compañía abastece el agua de toda la Comunidad de Madrid, a partir de siete ríos de la Sierra de Guadarrama (Alberche, Guadarrama-Aulencia, Guadalix, Manzanares, Lozoya, Jarama y Sorbe) y acuíferos. Todos ellos ya aportan un agua con una calidad excelente que se acentúa tras los procesos y controles de calidad implementados. Asimismo, el Canal de Isabel II cuenta con catorce embalses (donde puede almacenar más de novecientos millones de metros cúbicos) y con más de ochenta instalaciones subterráneas de extracción de aguas.

 

Uno de los datos más relevantes a destacar acerca del Canal de Isabel II es que ha implantado unos sistemas de vigilancia de la calidad del agua a lo largo de todo el ciclo superiores a los que las legislaciones española y europea imponen. Así pues, no es de extrañar que el agua de esta comunidad sea una de las mejores valoradas por usuarios y por sus organizaciones (como la OCU, por ejemplo).

 

El Canal de Isabel II colabora con la plataforma de concienciación de uso responsable llamada Reto del Agua. Ahora bien, sería interesante “ampliar” o complementar dicha plataforma a través de Agua de Madrid, porque prácticamente se centra sólo en el uso doméstico (en baños, electrodomésticos, riegos, etc.) y no en el consumo alimenticio. Sería en este apartado donde Agua de Madrid se propondría como divulgación del consumo responsable, haciendo partícipes a los usuarios de lo que aquí se concibe como Ruta del Agua: un recorrido, en colaboración con el Canal de Isabel II, que permitiese ilustrar a jóvenes y mayores acerca del ciclo de vida del agua de la región y todo lo que le rodea (su historia, sus procesos, sus fuentes, etc.)

 

 

AGUA DE MADRID: CÓMO HACERLO REAL

El proyecto Agua de Madrid como producto de calidad típico de la ciudad sólo se puede llevar a cabo si tiene como premisa fomentar el consumo de agua corriente de Madrid. En la actualidad, dicho consumo es puramente doméstico, de ahí que si se quiere posicionar como producto típico deba comenzar a distribuirse, más y mejor, fuera de los hogares.

 

El primer reto viene a la hora de pedir/servir agua “del grifo” en un restaurante, bar o cualquier establecimiento de restauración. No todo el mundo pide una jarra de agua bajo el razonamiento de que “es algo cutre, prefiero agua embotellada” o, en caso de pedirla, es en un segundo lugar (“quiero un refresco/una caña/una botella de vino y, para más tarde, una jarra de agua”). De la misma manera que no todos los establecimientos sirven agua corriente, sino que muchos sólo ofrecen agua embotellada para poder facturarla.

 

Pues bien, llegados a este punto, Agua de Madrid plantea su posicionamiento como agua corriente de la región servida en jarra. Incentivos para pedirla no faltan (“me gusta el agua del grifo de Madrid, me parece muy buena, la prefiero a la embotellada”, “es más barata, no me la cobran”) y más si se sirve en jarras de diseño. En cambio, por parte de la oferta, es más complicado encontrar incentivos para su venta debido al factor económico: “prefiero servir una botella que puedo cobrar, que una jarra de agua por la que no puedo/debo”. Ante este dilema, Agua de Madrid propone vías de posible solución como, por ejemplo cobrar el agua a un precio constante e igual para todos y que el cliente pueda llevarse la jarra a su casa.

 

Así pues, Agua de Madrid fomentaría su consumo “fuera de casa” mediante una calidad alta en un packaging (jarra) exclusivo para ese producto. La jarra haría reconocible el Agua de Madrid, ayudando a posicionar la imagen “de marca” en la mente de los consumidores.

 

Asimismo, el fomento de este tipo de consumo se complementa al “explotar” Agua de Madrid como un producto de bienestar y salud, a la vez que como un símbolo de la cultura madrileña (divulgación vía la Ruta del Agua). Estos conforman la ventaja competitiva de Agua de Madrid frente a otras aguas, su valor añadido.

 

 

AGUA DE MADRID: USUARIO

De manera radical pero concisa, Agua de Madrid se propone como un producto para todos. Si el agua es un elemento universal (al fin y al cabo, todos somos agua), Agua de Madrid no puede ser restringido a nadie de ahí que sea una bebida tanto para los habitantes de Madrid como para los turistas que esta ciudad acoge.

 

 

AGUA DE MADRID: EN EL FUTURO

A modo de conclusión final, debe señalarse que Agua de Madrid es una propuesta para un “nuevo” producto típico de Madrid cuya proyección en el largo plazo es un rasgo muy importante. Lo que aquí se pretende es que en unos años, Agua de Madrid sea concebido como un producto “de toda la vida”: será en ese momento cuando el objetivo de este proyecto se haya conseguido.

 

 

BIBLIOGRAFÍA/FUENTES DE INFORMACIÓN

· (ANÓNIMO) Libro de Acuerdos del Concejo Madrileño, 1498-1501.  ESPAÑA.

· corpus.rae.es/cordenet.html

· cyii.es

· elmundo.es/ladh/numero103/oficios.html

· historiacocina.com/paises/articulos/espana/aguadoresmadrid.htmXX

Problemática

A Madrid le falta tener su bebida típica ¿por qué no su agua? El agua que más echan de menos los madrileños que se van y la que más aprecian los turistas que la ciudad acoge.

Objetivos del proyecto

Aprender a valorar el agua de Madrid como un producto con historia y con un potencial aún no desarrollado al máximo

Público objetivo del proyecto

Agua de Madrid = Un producto para TODOS (tanto para los residentes como para los turistas)

Soluciones

Agua de Madrid = Producto típico = agua corriente en jarra (no embotellada) Agua de Madrid = producto con historia (oficio de aguador) = producto con vida hoy (Ruta del Agua)

URL Proyecto: http://madridmemoria.iednetwork.com/2010/05/22/agua-de-madrid/

Participantes

Member avatar
mariautrillabustamante
Marta Pereda

Tutor

martablanco

Profesor

Publica un comentario

Colaboradores:
© 2017 IED | Aviso Legal